Cal Miquel es una casita de turismo rural situada en Ventolà, uno de los pueblos con más encanto pertenecientes al municipio de Ribes de Freser.

Situado a 1.385 m de altura y con tan sólo 36 habitantes, el pueblo de Ventolà ofrece una excepcional vista panorámica de toda La Vall del Rigat en un entorno natural privilegiado que lo hace único. Tiene un buen clima por su orientación soleada y además un buen acceso por una carretera de 5 km perfectamente asfaltada y conectada con la N-152, a 4 km de Ribes de Freser.

En Cal Miquel queremos ofrecer a nuestros huéspedes una estancia de lo más agradable, donde la tranquilidad, la amabilidad y el trato personal son nuestro principal objetivo, ¡queremos que te sientas como en casa!

Disponemos de habitaciones dobles, familiares y muy amplias, cada una con baño privado y su propio estilo rústico.

Nuestra cocina es casera, con productos de la zona y elaborada a fuego lento con mucho cariño. Y bajo previo aviso, también ofrecemos dietas vegetarianas, veganas y celíacas.

Nuestro comedor y sala de estar disponen de una gran chimenea y unas vistas espectaculares sobre el valle, un lugar ideal para relajarse y desconectar.

Disponemos de una sala con televisor, juegos de mesa, juguetes para los más pequeños, señal WIFI en toda la zona común. Además, aceptamos mascotas.

También organizamos y asesoramos sobre las diferentes actividades que se pueden realizar al aire libre, tanto de forma autónoma, como con la ayuda de guías titulados para garantizar la seguridad de nuestros clientes.

¡Relájate y disfruta!